Jaime Brihuega (Historiador del arte)

Botí fue un verdadero nudo de comunicaciones: era una gran persona que se hizo amigo de todos los artistas de su tiempo... Fue un autor clave dentro del movimiento renovador del arte español de la primera mitad del siglo XX... Fue uno de los fauves, primero, apasionado por el color, y luego un neocubista de primera... Contribuyó a la modernización del arte de su tiempo. La casa de Botí fue destruida por un bombardeo en los primeros días de la Guerra Civil. Viajó con su familia a Manzanares, un pueblo en la provincia de Ciudad Real, donde trabajó como profesor de dibujo y como bibliotecario en el instituto de bachillerato de esa localidad. Finalmente acabó por asentarse en Madrid. A Córdoba iba y venía, y en los últimos años de su vida tuvo muchas ocasiones para volver a su ciudad natal, que le premiaba y homenajeaba repeti-damente.

EL PAÍS, 6 DE ABRIL DE 2002.

Jaime Brihuega, el hijo del pintor y Ana Martínez de Aguilar, Directora del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en el Museo. Madrid, 2005.

?>