José Salguero Carrera (Periodista)  

       

Toda la copiosa obra de Rafael Botí, entre otras cosas, ha venido a demostrar en el mundo del arte, esa potencia creadora que se gesta impulsiva y espontánea, en la belleza casi primitiva de la sencillez y la bondad. Ahondando tan sólo un poco en sus cuadros, percibimos esa sencillez y esa bondad, que nos dicen que la vida es algo sencillo y bueno, y que si no lo es, es porque el hombre ha manchado con sus pecados. Rafael Botí: sencillez, bondad, inocencia, verdad, madurez, sinceridad, pureza, simplicidad… algo muy alejado de la mentira.

DIARIO DE CÓRDOBA, AGOSTO DE 1994.

Invitación de la exposición personal al Salón de Arte Moderno de la Biblioteca Nacional de Madrid 1935

En su domicilio de Madrid en 1993.
 
Con Pedro Meroño y José Juan Aracil en la exposición celebrada en el Ateneo de Madrid en 1978.

?>