Manuel Sánchez Camargo (Crítico de arte)

         

Un artista con sensibilidad, recoleto hasta ser huidizo, gustador de temas íntimos, de paisajes en donde la sugerencia se muestra pro-picia, conocedor de modos y maneras. Pepe Caballero hace un bello prólogo de este artista, con temperamento y gracia lírica, que posee, entre otros méritos, una sinceridad que se aprecia en cada toque del pincel sobre la tela.

HOJA DEL LUNES, NOVIEMBRE DE 1959.

Rafael Botí en 1942.

?>